Renunciar a una herencia, ¿por qué? Te explicamos cuándo es recomendable y por qué aumentan las renuncias a herencias.

renunciar a una herencia, ¿por qué?
Renunciar a una herencia, ¿por qué?

Renunciar a una herencia, ¿por qué?

Durante la crisis empezó a detectarse un claro aumento en las renuncias a herencias. Hoy, con la economía algo más recuperada, el dato sigue siendo llamativo y no remite. ¡Más bien al contrario! Por eso hemos querido buscar respuestas: Renunciar a una herencia, ¿por qué?, ¿cuáles son las razones?

Las causas principales para renunciar a una herencia son:

  1. El fallecido tenía más deudas que bienes.
  2. Los herederos no pueden hacer frente el pago de los impuestos que implica la aceptación de una herencia (Impuesto de Sucesiones, Impuesto Municipal de Incremento de Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana…).
  3. La aceptación de la herencia supone importantes gastos en los bienes heredados: por ejemplo, obras  o reformasen viviendas.
  4. Deudas del propio heredero: en ocasiones el heredero decide renunciar a su parte de la herencia en favor de otro familiar porque él mismo tiene deudas (si no, los bienes heredados serían transferidos a los acreedores).

Ten claro que una vez renuncias a la herencia ya no hay vuelta atrás así que lo mejor es que, junto con un abogado especialista, valores todas las opciones antes de tomar la decisión de rechazar un legado.

¿Existen plazos para renunciar a la herencia?

No existen plazos para renunciar a una herencia. Pero tendrás que tener en cuenta algunas cosas importantes:  

  • No puedes renunciar a una herencia previamente a que haya fallecido el testador.
  • La renuncia debe ser explícita.
  • Es mejor renunciar a la herencia antes de que prescriba el Impuesto de Sucesiones y Donaciones para no tener que afrontar su pago. Si renuncias a la herencia antes de que prescriba este Impuesto se entiende que, desde el mismo momento del fallecimiento del testador, dejamos de ser herederos.
  • Por el contrario, si rechazamos la herencia después de que haya prescrito el plazo de pago del Impuesto de Sucesiones y Donaciones, desde el punto de vista legal, seremos herederos consumados. En este caso, cuando se renuncie a la herencia, se considerará como donación sobre el resto de herederos. Por lo tanto, habrá que pagar un nuevo Impuesto de Sucesiones y Donaciones (pagarás dos impuestos, el de sucesiones y el de donación).
  • En el caso de que haya más herederos, estos pueden exigirnos que la renuncia se haga en un plazo de 30 días naturales (desde que nos hacen la interpelación). Si no hay manifestación por nuestra parte en ese plazo, se considera que aceptamos la herencia.

Las herencias con patrimonio inmobiliario y poco dinero líquido pueden ser un problema por la alta fiscalidad (el pago del Impuesto de Sucesiones, que es obligatorio para cualquier herencia).
Ten en cuenta que este Impuesto de Sucesiones, que es el que grava las herencias, es diferente en distintas comunidades autónomas. ASí que ten en cuenta que, según la Comunidad Autónoma, las leyes sobre herencias pueden variar.

Consejos antes de renunciar a una herencia

  • La renuncia no puede ser solo de una parte de la herencia. Si se renuncia, se rechaza todo.
  • La renuncia es irrevocable: una vez rechaces la herencia, no habrá vuelta atrás. Perderás cualquier derecho, así que antes de tomar la decisión, asegúrate de que es la mejor decisión.
  • Si la renuncia la hace un menor de edad, es necesaria la autorización judicial, que tiene que dar como válidas las razones que el tutor legal del menor alegue. Para mayores de edad, es un trámite personal que debe hacerse ante notario.
  • En testamentos en los que no se prevea un sustituto en caso de renuncia o en los casos en los que no haya testamento, los derechos del que renuncia pasan al resto de coherederos. Es decir, quien renuncia, lo hace para sí mismo y para sus herederos, salvo que el testamento nombre sustituto de manera expresa.

Tipos de renuncia de la herencia

  • Renuncia pura y gratuita: Significa que el heredero renuncia a la herencia, pero no lo hace a favor de nadie. Sus derechos pasan al sustituto previsto en el testamento. Si el testamento no prevé estos sustitutos, la herencia pasa al resto de coherederos por medio del derecho de acrecer. Al renunciar de este modo a la herencia, nunca llegas a ser heredero y no tienes que pagar el impuesto de sucesiones.
  • Renuncia a beneficio de alguien: Si decides renunciar a favor de alguien en concreto, puedes cederle tus derechos hereditarios a esa persona, pero en este caso: debes heredar tú, pagar el impuesto de sucesiones y, al ceder la herencia a esa otra persona, pagar de nuevo por el impuesto de donaciones. Es decir, pagaréis dos impuestos: por heredar y por donar.
Por qué rechazar una herencia: importante
Por qué rechazar una herencia: puntos importantes

Beneficio de inventario

Antes de tomar la decisión de aceptar o rechazar una herencia, existe la posibilidad de hacer un BENEFICIO DE INVENTARIO: se trata de un inventario realizado por un notario en el que se detallan todas las deudas y bienes que forman la herencia. Eso sí, se trata de un trámite caro.

RÉCORD EN LAS RENUNCIAS A HERENCIAS

El número de personas que deciden renunciar a la herencia ha aumentado en los últimos años. La principal causa, el miedo a las deudas que pueda suponer la aceptación de esa herencia. 

Vemos el ejemplo de Castellón, donde se registraron en 2018 un total de 462 renuncias a herencias, el dato más alto desde 2007. Estos datos, aportados por el Colegio Notarial de la Comunidad Valenciana al periódico El Mundo, constatan el recelo de muchos ciudadanos a aceptar una herencia. 

Herederos frustrados: Asturias, La Rioja y Baleares son las Comunidades Autónomas con más renuncias de herencias.

¿Necesitas un abogado?

Asesórate con un abogado experto en herencias para tener en consideración todas tus opciones antes de rechazar la herencia. Es un trámite que puedes hacer sin abogado, pero se te podría escapar algo importante.


Más temas de tu interés:

¡Comparte!